Se tu propio sanador

Índice de Artículos

El oftalmólogo Jaime Padrón es un médico convencido de la veracidad y potencial eficacia de la descodificación psicosomática y emocional de las enfermedades. Por ese motivo, ha querido contribuir a la divulgación de esta metodología escribiendo un corto y divulgativo libro titulado “Se tu propio sanador”. Libro que ha puesto libre y gratuitamente a disposición de todos los interesados en su blog http://psicodescodificacion.blogspot.com/

Es de alabar esa actitud desprendida y cooperativa, especialmente si la comparamos con la de algunos eminentes especialistas en este campo que han priorizado sus beneficios económicos, al reclamar sus derechos de copyright (legítimamente aunque no coherentemente), aun sabiendo que la existencia de tantos nombres diversos iba a crear confusión y retrasar el desarrollo de dicho campo terapéutico.

Tampoco ayudan al buen nombre de esta disciplina aquellos terapeutas que sucumben a su propio ego y, en vez de profesionales objetivos, acaban sintiéndose gurús en posesión de la verdad absoluta.

Volviendo al artículo, éste es un extracto de dicho libro en el que da unas nociones básicas para aprender a descodificarse uno mismo.

Diapositiva 1

Toma un lápiz y un papel y escribe el diagnóstico que te aqueja. Cualesquiera que sea. Mucho mejor si es un dictamen médico. Si es la conclusión de los facultativos después de estudiarte, mejor así. Te lo afirmo con conocimiento de causa. Nosotros los del “cartel de médicos”, tómenlo con humor colegas, no se ofendan por favor, muchas veces enfermamos al paciente y lo matamos con un simple diagnóstico. En este mismo instante en el planeta millones de pacientes están recibiendo un frío, desdeñoso e indolente dictamen médico. No nos imaginamos ni siquiera un ápice, el daño que muchas veces ocasiona la palabra del profesional médico, o el resultado de un laboratorio. Muchas personas en el mundo desisten de ir a la consulta con el argumento razonable, de que nosotros los semidioses médicos de bata blanca los enfermamos más de lo que ya están.

Pon solo un diagnóstico por vez, no seas desesperado. Esto lo digo porque hay personas aquejadas de varios males. Ejemplo son diabéticas, hipertensas, hipotiroideas, obesas, artrósicas y asmáticas. Puede pasar.

De ser así, escribe en el papel solo un diagnóstico. El más antiguo o el que más te aqueja suele ser bueno para empezar.

imagen63

Ahora después del diagnóstico pon la fecha en la que apareció esa enfermedad en tu vida. Trata de ser preciso. A veces nos cuesta delimitar cronológicamente un hecho pero nos pueden ayudar cosas como nacimientos, cumpleaños, eventos destacados en tu ciudad, los presidentes, los alcaldes, los mundiales de futbol, las series de béisbol etc. etc.

Seguidamente haz un digging (excavación) emocional. Una arqueología psíquica de tu vida. Debes explorar aproximadamente la fecha cercana al diagnóstico o a la aparición de los síntomas de tu enfermedad. Una pelea, un disgusto, una contrariedad, un sentimiento de impotencia, una injusticia, ataques de celos, etc. Los seres humanos nos podemos contrariar por pequeñeces a la luz de la imparcialidad, pero bajo nuestra subjetividad esa pequeñez valía la pena para declarar una guerra a muerte.

Bien, ya está el dictamen médico, la fecha y la emoción. Te doy ejemplos de mis pacientes, con nombres cambiados por supuesto:

Rodolfo José Schettini. Diabetes II. Inicia síntomas en 2011. Siente gran perturbación al disputar una casa de herencia con un hermano.

María Cristina Palacios. Cáncer de mama derecha. Diagnosticado 2011. Gran tristeza desde que se casó su hijo y se fue a vivir a Bélgica.

Andrés Eduardo Podesnik. Glaucoma de ángulo abierto. Diagnosticado en 1980. Durante la dictadura militar le desaparecen un hijo y él se “niega a ver” esa realidad.

Daniela Martina Locatelli. Acné purulento localizado solo en nariz. Aparece cuadro en 2008. Siente gran culpa por haber sido infiel a su pareja.

Como podrás ver en estos cuatro pacientes míos de la vida real, en los cuales he alterado solo los nombres, no es muy complicado escribir esos datos en un papel. Si te parece muy complicado o no puedes recabar con precisión un dato dale una chance al subconsciente. Interrógalo a él y lo que te responda anótalo, aunque te parezca una locura.

inteligencia_emocional_contenido1-1024x576-1

A continuación te quiero reiterar algunos conceptos. Normalmente se estima que el 10% de la mente es ocupada por la llamada parte crítica o consciente. El otro 90% es lo que llamamos el subconsciente. Graficándolo sería como un iceberg del que solo apreciamos la pequeña masa que sale a la superficie. Como verán es un terreno tan vasto como desconocido y es ahí donde vamos a buscar ese potencial sanador que llevamos dentro. Un ilusionista centroamericano me dijo una vez: “El único lugar del Universo en donde es posible la Magia es en tu Mente”. Hagamos Magia entonces.

La experiencia te va a obsequiar tu propio método. Por ahora revisa el mío y úsalo. Ojalá te sea útil.

Anota la pregunta que quieres que sea resuelta por tu subconsciente. Se razonable, no vayas a preguntar los números de la lotería jajá. Luego escribe en una hoja de papel todos los actos que haces en un día. Te pongo una hoja de ruta a manera de ejemplo:

06am, despierto y apago el despertador. Recuerdo lo que soñé. Me encanta recordar lo que soñé, me da pistas. Saludo. Aseo personal. Vestirse. Desayuno. Despedirse.

07 am, tomo el auto y conduzco hasta el hospital

08 am, hago la ronda hospitalaria

10 am, atiendo los pacientes de la consulta externa hasta la 1pm

1 pm, almuerzo con colegas en el restaurante del hospital

2 pm, me despido de mis colegas y tomo el auto hacia el consultorio privado

3 pm, saludo a mi secretaria y hago la consulta privada hasta las 8pm

8 pm me despido de la secretaria y tomo el auto de regreso a casa

9 pm saludo en casa y converso con mi esposa e hijos

10 pm tomamos la cena en familia, luego me aseo

11 pm reviso mi blog, mis mails, mis apuntes y retozo con mi mujer en la intimidad.

12 pm repaso todo lo que hice en el día al derecho y al revés y duermo.

6 am. Despierto y casi siempre recuerdo lo que soñé.

Muy bien arriba podrás ver un claro ejemplo muy parecido a la realidad de mi rutina diaria. Recuérdalo de hora en hora y haz el tuyo propio. La idea es que tú repases todas tus actividades en orden ascendente y luego descendente. En algún momento te relajas tanto que la corteza es saltada y aflora tu subconsciente a pleno y ahí están tus Maestros dispuestos a ayudarte y a responder lo que les preguntes. Al día siguiente repasa tus sueños y en esa modorra, pereza o sueño hipnagógico, recuerda lo que preguntaste y anota lo primero que se venga a tu mente como respuesta.

A menudo es desconcertante e inverosímil pero anota. Hazme caso. No juzgues nada como a una pelotudez, a menudo desechamos ideas geniales por prejuzgarlas como una tontería. No olvides que el subconsciente es sabio. Sé que no es fácil. La mente crítica permanentemente te va a poner palos en la rueda como ya lo ha hecho incesantemente a lo largo de tu vida. No le tengas miedo al ridículo. Este es un ejercicio en solitario.

¿Ahora qué?

cerebro-intestino-786x445

Ya tengo, el papel con el diagnostico, la fecha y la emoción relacionada anotados. ¿Qué hago? ¡No! No seas grosero nada de vaselina ni meter el papel por ningún orificio. Vamos que leo la mente eh. Ahora simplemente lee a conciencia ese papel. Esta estudiado que debes repetir un acto sesenta y nueve veces para crear una nueva vía neuronal, una sinapsis modificada, un aprendizaje. Reacciones y relaciones intrincadas de nuestras neuronas y de sus neurotransmisores que no nos interesan ahora, el tema es que repetir y repetir logra efectos.

El acto mágico

Posterior a la repetición de la lectura, hay que destruir el papel. Yo sugiero que se haga con fuego por el significado potente que este tiene, pero igual puedes destruirlo, rompiéndolo en muchos pedazos y descartarlos en una corriente de agua ya que también es poderosa la imagen de que el agua todo lo limpia y se lo lleva. El subconsciente, es engañado, toma esto como real y ocurren los cambios. Tanto es así de que les aconsejo de ahora en adelante no confiar tus planes en voz alta, especialmente si eres de esas personas que empieza muchas cosas y le quedan inconclusas.

Es una carga frustrante y acumulativa el hecho de empezar muchas cosas con entusiasmo y que queden a mitad de camino, a la larga terminan convirtiéndose en un círculo vicioso e incrementándose cada vez mas. Una de las explicaciones es que al expresar tu: “voy a hacer tal cosa” o “mañana haré esta otra cosa” tu subconsciente puede tomar estos dichos como que ya los hiciste y esa es una razón por la que te aconsejo hechos antes que palabras de ahora en adelante.

Como también puedes usar tu creatividad para deshacerte del papel. Lo cierto es que al inconsciente se le debe transmitir que es un asunto resuelto, entendido y superado.

En el supuesto que aún persista el síntoma y la enfermedad hay que explorar el árbol genealógico, hay que usar la Psicogenealogía. En el evento de no mejoría, debes indagar en la familia si hubo algún hermano tuyo previo que no está vivo en estos momentos, o si alguien entre los antepasados tiene una historia similar a la tuya, comparten nombre, se parecen o comparten día o mes de cumpleaños, aniversario, o es posible que todos comenten lo mucho que te pareces a él o ella. Puede que estés haciendo un recorrido en la vida que no te correspondes y para sanar eso, sencillamente lo debes volver consciente y darlo por finiquitado. Lo puedes acompañar con un acto de psicomagia, una “mentira sagrada” como la llama el genial Jodorowsky.

Ejercicio radical

Si alguien te ofendió y te marcó para siempre te propongo un ejercicio que parece un tanto cruel. Lo escuché en una conferencia del físico Suizo de padre iraní, madre italiana, llamado Nassim Haramein. Pues bien lo he puesto en práctica y funciona bastante bien y vos podés hacerlo ya si quieres. Supongamos que un tío abuso sexualmente de una niña de diez años de edad. Y que esta chica ha sobrellevado su vida con un resentimiento infernal que la ha marcado psíquica y somáticamente. Bien el ejercicio consiste en que esta chica de marcha atrás en el tiempo inicialmente como una espectadora, como si viera una película de terror y luego repetir el viaje atrás, hacia el tiempo hacia ese recuerdo luctuoso y dramático y lo viva desde el cuerpo del tío abusador. Curiosamente este ejercicio sirve para que la víctima vea el hecho como el victimario y “entienda” su rol, sus motivaciones. Es increíble pero esto te hace consciente y capaz de perdonar lo imperdonable. Ver los hechos, vivir las ofensas desde los zapatos del prójimo no importa que este parezca un hijo de mil putas, es reparador. Se los aseguro.

En alguna parte tal vez habrás concluido que conocer la emoción reprimida, visitar el lado oscuro de tu existencia, vivir ese momento, es en el que caes en cuenta, conoces, haces consciencia, te cae la ficha y entonces empiezan los cambios. La curación.

Muchas veces no ocurre así. No es lo mismo conocer el problema que hacerlo consciente, parece que esto último es una decisión autónoma y sutil que se hace automáticamente y que no siempre va de la mano con el hecho de conocer el problema, trauma etc. El llamado el resentir, es decir volver a sentir el hecho puntual que nos desestabilizó asociado a un síntoma orgánico parece muchas veces suficiente pero en algunos casos el mismo diagnóstico médico es un factor desestabilizador y digno por tanto de descodificar.

la-causa-de-mi-enfermedad-bioneuroemocion-14-638

Y no olviden ante los obstáculos, husmear en el árbol genealógico. ¿Por qué diría Moisés en el libro Éxodo, que los pecados de los padres se transmitirán a sus descendientes hasta la tercera o cuarta generación? Existe la hipótesis alentadora de que si vos sanas, automáticamente, por efecto holográfico, sanan también tus descendientes y ascendientes. Es decir si resuelves un conflicto en el transgeneracional sanas a todos los integrantes de ese tronco familiar. ¿No es alentador? ¿Eh? Salomón Sellam incluso explora muchas más generaciones, le he escuchado decir incluso que diez.

Cuenta el Dr. Salomón Sellam que ha presenciado la experiencia de algunos osteópatas que han tomado con él seminarios de Biodescodificación y que al accionar sobre la anatomía de sus pacientes lo han descodificado mentalmente al paciente, consiguiendo mejores resultados. Como si los cerebros se comunicaran. Demostrando una vez más que la intención de quien administra un tratamiento suma o resta en su defecto en los resultados del tratamiento. Ojo con la intención. Los Maestros acupuntores chinos hacen énfasis en esto. Es fundamental para ellos al poner una mano, un dedo, una moxa o una aguja con la intención mental de curar. Iluminar nuestras aristas grises y oscuras es la premisa, Sanar la emoción. Mens sana, corpore sano. Aún nuestro Sol tiene sus áreas oscuras. Tú no eres la excepción.

Índice de Artículos